It’s my party and I cry if I want to…


Pues sí, estoy en medio de una pataleta.
Hay algo que no soporto, y es que me digan algo y que luego no lo cumplan.
¿Tan dificil le resulta al mundo recordar sus promesas? Es sencillo, que te digan, te llamaré cuando haga ésto… y no se, contar con ello. Me duele que se olviden cuando me han dicho algo… y aquí estoy, enfurruñada, vestida, maquillada y sentada delante del portatil tras leer un “ya nos veremos” cuando había quedado…………
Y me hacía mucha, mucha ilusión formar parte de este momento.

En fin.

¿Y si empezamos el año con la primavera?

Decididamente mi año comenzará como para muchas culturas cuando llegue la primavera.

Pensé que ya no llegaba a despedir Enero… Un catarro me ha tenido una semana fuera de combate, alejada de ambos mundos, del “real” y del cibernetico.

Estas dos semanas mi corazón ha estado encogido, muchos recuerdos que creía que estaban sepultados desde hace años han regresado a mi mente, reviviendo cosas reflejada en el espejo… Una amiga, casi un alma paralela que va desde mucho antes de conocerme siguiendo mis pasos, está pasando un gran bache afectivo.
Hemos hablado horas y horas, la verdad es que a veces me siento que se me agotan los argumentos. ¿Porqué vemos siempre tan claros los métodos de cortar por lo sano desde fuera y tan imposibles desde dentro? Una niña estupenda, con un gran desamor, una ruptura después de muchos años de relación y un gran vacío que la desgarra por dentro… Y otra vez ese sentimiento, esa droga que es la única que calma nuestra ansiedad y que siempre, dentro de los que sufrimos, sabemos que va a envenenarnos y liarnos más nuestras vidas… y siempre lo buscamos, ese contacto, oir esa voz, lo que sea por acercarnos a esa persona que en estos momentos es lo más perjudicial para nosotros. Durante el día pasa por varios estados de ánimo pero siempre las caídas son lo más doloroso.

Dicen que lo importante no es cuantas veces caigas, sino cuantas veces te levantes. Desde mi mudo y sordo blog le envio fuerzas, aunque no tiene la dirección, ya que a nadie se la he dado.

Cambiando de tema, o más bien ramificando éste; ¿Les ha pasado alguna vez de conocer un alma paralela?
Esta chica de la que antes comentaba y yo hemos nacido con un día de diferencia, (y algunos años), hemos nacido en el mismo centro médico, cosa poco común aquí, que tenemos varios hospitales, y no es ninguno de ellos. Sin vivir en la misma zona de la ciudad, fuimos al mismo colegio, al mismo instituto, comenzamos nuestra primera relación estable a la misma edad, a los 3 años de relación tuvimos una gran crisis, a los 6 también, yo la superé para después romper a los 9, y ella se ha quedado en este punto. Nos conocimos cuando ella llevaba casi 3 años con su pareja y en un chat donde ninguna de las dos solía entrar y ese día nos dio por ahí… ¿Es curioso no? Imagino que estas cosas ocurren con más frecuencia de la que pensamos, pero que lo dificil es encontrarse. Yo he tenido esa suerte. Es como ver una pequeña Yo.

Cambiando de rumbo…

Después de haber comenzado el año desastrosamente, llena de problemas familiares y hasta de salud propia, he decidido buscar algo que me estimule para coger con algo de ánimo este año recién estrenado y que estoy ya deseando acabar. ¡¡¡Más de 350 días por delante de este 2007!!!
Y nada mejor que invertir en mi misma, he decidido tomar unas pautas de buenas costumbres, de mimos propios, de sana alimentación…
Mi meta son unos cuantos kilos menos en verano.
No tengo pesa, así que no puedo contarles a cuanto asciende mi pelea contra la gravedad. Voy a comenzar a no mezclar alimentos, cosa fácil de hacer y que no interrumpirá mi vida social. Nunca he hecho dieta, y no me veo pesando alimentos ni contando calorías. Solo cositas ricas en cantidades moderadas y aderezado con muchos mimitos para mí. Me quiero, y soy lo mejor en lo que gastar mis fuerzas.
¡A ver cuánto aguantan mis buenas propuestas!