En sus zapatos, en mis zapatos.

A veces la vida te pone en los zapatos de alguien, muchas veces no son de tu talla, la inmensa mayoría.

A ratos aprietan, son estrechos, tendrías que adaptar tu mente al diminuto tamaño de sus pies, lo intentas y te desbordas de ellos, rebosas, pero aprendes como sería ver la vida desde esa pequeñez, desde ese modo ajustado de observar cada cosa.
Otras veces son grandes, holgados, crees moverte con comodidad en su interior, pero al tiempo te das cuenta que no sabes como rellenarlos, son para otra clase de pies.

Un día y tras mucho caminar el destino te pone en mis zapatos, ves su suela gastada, en ella mis huellas que dejé en el camino.

Nunca creíste verte sobre ellos, y ahora tus miedos son los que yo atrás dejé, tal vez ahora me comprendas pensando que podrías llegar a calzarlos.

Anuncios

15 Responses to En sus zapatos, en mis zapatos.

  1. SoL says:

    La empatía sea quizás la más necesaria de las sensaciones. Meterse en los zapatos, no así en la cabeza ni el corazón, sencillamente ubicarse en el lugar donde se para, viendo las huellas y el camino a seguir.Sentir, sin rencor ni angustia, solo sentir lo que el otro siente. Asi, simple….besos descalzosAh! de una, longeva por andar despacio para mi. Precioso tu comentario…

  2. Erin says:

    Un día la casualidad me trajo hasta este blog. Desde entonces he estado leyéndote con frecuencia y sin ánimo de peloteo simplemente quería que supieras que si eres un reflejo de tus palabras(o vice versa) creo que entonces puedo afirmar que me encantas.

  3. Zoe says:

    [Solsticio] Ojalá demos muchos pasos de tortuga en la vida… Que sean pasos sabios, en nuestros zapatos o en otros prestados, ¿no crees?[erin] Un placer que te gusten mis letras, y sobre todo un gran orgullo que te dejes caer por este rinconcito, que sí, refleja este mundo mío, tan abstracto a veces.

  4. SoL says:

    Claro que así lo creo…lo importante es seguir caminandofluyendo como un río en movimiento.Besos de tortuga

  5. Cesar Vo says:

    Sin importar los zapatos, dará los pasos necesarios para recorrer el camino que ya fue recorrido y que te lleva hasta un rincón, ese rincón de lo que no tiene nombre.Un Abrazo,CV

  6. Zoe says:

    [Cesar VO] Creo que a este rincón no se llega siguiendo huellas, se llega descalzo, en silencio, a ratos de puntillas…Gracias por tu visita, siempre un placer.

  7. Rebelde says:

    Que suerte que el viento hizo que te posaras en mi blog, eso ha permitido que yo pueda conocer tu casa y la verdad es que me ha gustado mucho.Ten por seguro que voy a visitarte a menudo.Con respecto a los zapatos, si te pones unos que no son de tu talla pero tienes la convicción de que quieres adaptarte a ellos ten por seguro que lo conseguiras aunque al principio sea un poco molesto.Besos preciosa

  8. Iss says:

    nunca imagine estar en aquellos zapatos, esos que me parecian tan difíciles de calzar…un gusto volverte a leer… Con cariño te dejo un fuerte abrazo y muchos besos…

  9. Amio Cajander says:

    No hay duda…Me gustaría mucho poder calzar tus zapatos.O, al menos pisar descalzo en tu huella.Un saludo,A.C.

  10. Nancy says:

    Muy interesante… no hace mucho kiso entrar en mi memoria esa idea de ke a cada cierto tiempo se van rotando los papeles o en este caso los “zapatos”… en cierta forma es confortable porke sabes ke alguien en un momento va a comprender por lo ke estas pasando o bien ke a ti te tocan unos zapatos ke otra persona ya se puso y por lo mismo ella te comprende aun mas…Me conforto…Saludos de la chika Nanzi!

  11. itoitz says:

    Dan igual los zapatos, lo importante es la senda que trazan las huellas de nuestros pasos…Un placer.

  12. Isidro says:

    Eso también lo hice yo de pequeño… supongo que algún freudiano hablaría de Electra… no sé.Por cierto… Glaciar, ciudad Sueca, Cancionero de… Lo mismo da. Aunque va a ser por lo último, el cancionero de Upsala que tenía cerca cuando se me ocurrió poner mis ideas al viento.un saludo

  13. Azul... says:

    Hermoso post y un ejecicio sabio ese de ponerse en los zapatos de los demás… así juzgamos menos y toleramos más…Un besito!

  14. Ŧirєηzє ♥ says:

    desde aye he visitado varias veces tu blog..me gusta muchisimo su apariencia…..y sobre todo me gusta su contenido…este post me recuerda enormemente a un par de eellos que escribi hace algun tiempo…http://dejamequetecuente68.blogspot.com/2007/09/camina-una-milla-en-mis-zapatos.htmlespero que te guste…Gracias por tu visita..te dejo un saludo..🙂

  15. Guillermoreno says:

    Ufff, vaya es cierto…Peo tambien sucede q a veces lo que queremos es estar en los zapatos de otros, cambiar los cordones o simplemente andar descalzos…Yo estoy en esa última ansia.Me ancantó tu blog, te linkearé y vendré a diario…Beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: