Cartas de amor por encargo.


Ella siempre lo llevó en silencio. Lo que tendría que ser un orgullo, rozaba la clandestinidad en sus manos. Se sentía una versión de Cyrano de Bergerac trasladada cuatro siglos más tarde, declarando su amor a desconocidos por unas monedas… Sólo pedía que le contasen un poco de sus vidas y una foto para buscar algo de inspiración para su palabrerío que a veces se asemejaba al hechizo. De pluma fácil, enamoraba con sus palabras tanto a hombres como a mujeres, según el encargo, y no podía evitar formar parte de esos comienzos y sentir un punto de resquemor en la conciencia al saberse cómplice de tantas y tantas mentiras. Aunque tuvo muy claro que el amor que se construye sobre esos cimientos está condenado a no llegar nunca a buen puerto.

Su rutina siempre comenzaba de igual forma, observaba su retrato, intentaba hacerse en su mente una idea tan tangible que hasta imaginaba su olor y el tono de su voz. Procuraba que los ojos que la observaban desde la fotografía le susurrasen qué puntos tocar para hacer desatar la pasión en tan sólo un par de cartas. Por ahora nadie se había resistido a su prosa y casi siempre conseguía un extra que pedía si esa relación estaba consolidada antes del tercer intercambio postal.

Aquel retrato llegó a ella por email, el mundo moderno se había hecho un hueco en lo atemporal que parecían las conquistas, y sólo lo acompañaba una frase “Ponga usted la cifra, su trabajo no tiene precio para mi” y la dirección de correo a la que tenía que hacer llegar sus misivas.

Al carecer de información decidió apostar sobre seguro y vestir de error la llegada de dicha correspondencia a su víctima, los ojos que le observaban desde el archivo le decía que sentiría curiosidad y respondería a la mayor brevedad, y no se equivocó. Al otro lado una mente despierta respondía con prestanza a sus escritos y era ella la que esperaba ansiosa cada contestación. Sin saber en qué momento se giraron las tornas, un día se percató de que no podía cumplir su encargo porque se había enamorado sin darse cuenta. Era el fin del cazador cazado.

Ella que siempre había tenido las palabras adecuadas para cada momento, debía encontrar ahora la manera de explicar que todo lo que tenía sentido en su vida se había creado sobre mentiras y por un absurdo encargo. El alto precio de su confesión sería seguramente perderlo para siempre y continuar así reconcomía su cabeza y amargaba su corazón.

Vestida de dilema alargaba cada día un poco más el tomar tan difícil decisión.

Anuncios

3 Responses to Cartas de amor por encargo.

  1. InMeNsIdAd says:

    … me encanta como escribes xiqueta… un beset

  2. Iss says:

    aquí estoy..yendo y viniendo al compas de la vida…te dejo un fuerte abrazo…con cariño…Isabel

  3. Ada says:

    Buenas tardes M. Veo ahora tu comentario en mi blog, el que por causas ajenas a mi voluntad tengo más abandonado de lo que desearía, situación que por suerte está a punto de cambiar.Me llama la atención tu petición, a la vez que desde luego me halaga. No te imaginas lo que significa para mí el hecho de que mis fotografías te sugieran algo que quieras expresar. Adelante, toma lo que necesites 🙂Gema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: